Padres e hijos

Con mi hija Orlý, el día de su boda.
Seguir leyendo
Publicado en Así fue la historia | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Consejos para manejar en el Camagüey Legendario

Camagüey, ciudad laberíntica, fantástica y desconcertante

“Laschiate ogni speranza, voi che entrate” (…a manejar en Camagüey).

Dante Alighieri. La Divina Comedia

Si los lugareños trazaron las calles para hacer que los piratas se perdieran o si solo seguían los senderos del ganado porcino…no lo sé, tal vez solo eran incapaces de hacer trazados rectos, o poseían un concepto no-euclidiano de la geometría. El caso es que eso es lo que hay y tenemos que movernos cada día en este dédalo con los medios modernos que tenemos a nuestra disposición, a saber: bicicletas, coches de caballos, bicitaxis, motores, motorinas, riquimbilis y los recientes triciclos eléctricos comiquitos (RALY) que ya llenan la ciudad. En aras de ayudar a los visitantes he decidido revelar algunos secretos (que tenemos muy bien guardados para no compartirlos con otras villas) de cómo está organizado el tránsito en nuestra ciudad.

Seguir leyendo
Publicado en Opiniones, Temas sociales | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Ponerle la guinda al pastel

Mi nietecita Victoria en su cumpleaños número cuatro admirando el cake hecho por la escuela de su bisabuela Teresa, y calculando el disfrute de sus guindas.

La expresión «ponerle la guinda al pastel» o simplemente «ponerle la guinda» quiere decir dar por finalizada una actuación de forma placentera y satisfactoria para el gusto de la persona o lo que es lo mismo, finalizar algo con una (auto)evaluación de excelente. Un pastel siempre es algo agradable y la guinda es lo último que se pone cuando se termina y decora. Suele ser una frutilla apetitosa o alguna otra delicatesen que le añada un toque bonito y apetitoso. Por parte de madre provengo de una familia de asturianos con larga tradición de hotelería, gastronomía y repostería. Mi madre es una cocinera-repostera insuperable (vean el pastel de la foto que sabía tan rico como se ve); pero lamentablemente yo soy el eslabón perdido, no sé cocinar ni hacer pasteles, por tanto, no es de repostería que quiero hablarles a mis fieles lectores.

Seguir leyendo
Publicado en Opiniones | Deja un comentario

Día de la Lengua Rusa

En Cuba, en el año 1975, cuando yo terminé mis estudios preuniversitarios, aún no había comenzado la ola de estudios masivos del idioma ruso, o al menos…no había llegado hasta mí. Yo escogí (y fui aceptado) para seguir estudios en la Unión Soviética y para lograrlo debía cursar un año de estudios de idioma ruso en una institución capitalina que se llamaba Facultad Preparatoria Hermanos País. A esta entidad llegué «virgen» en lo que al idioma ruso respecta.

Seguir leyendo
Publicado en Anécdotas | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Título

Mi Título

Yo soy Ingeniero Eléctrico, graduado en la especialidad de Automática, Telemecánica y Comunicaciones para el Transporte Ferroviario, con el grado académico de Master of Science, en el prestigioso Instituto Moscovita de Ingenieros del Transporte (hoy Universidad Rusa de Transporte). Me gradué, muy orgulloso de ello, con NOTAS SOBRESALIENTES (solían llamarlo Diploma Rojo y para obtenerlo había que tener un promedio superior a 4.75). En mi caso fue mucho más que eso, obtuve 5 puntos de promedio (Summa Cum Laude le llaman en muchos países, круглый отличник, en ruso). Pues sí, muchas personas de mi generación nos graduamos en la antigua Unión Soviética. No fuimos por trámites particulares, nos mandó el Estado Cubano a capacitarnos en las más disímiles y a veces muy rebuscadas, especialidades. Este proceso comenzó a principios de los años 60, y se detuvo en 1992 con la desaparición de la Unión Soviética. Sobre esto quiero comentarles a mis amables lectores.

Seguir leyendo
Publicado en Opiniones | Etiquetado , , , , , , , | 2 comentarios

Centro Nacional de Radares, el logo

Logo del Centro Nacional de Radares. Una isla de Cuba estilizada en azul, sobre un domo o sea, una cúpula protectora de la antena de radar, con franjas blancas y rojas. Un punto blanco en la isla que simboliza la ubicación del Centro Nacional de Radares en Camagüey. Debajo las palabras CENTRO (en rojo) y RADARES (en azul). El Centro Nacional de Radares es uno de los 9 centros nacionales especializados con los que cuenta el Instituto de Meteorología de la Agencia de Medio Ambiente, perteneciente al Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente. Conozca a las personas que trabajan en este Centro.

Publicado en Opiniones | Etiquetado , , , , | 1 Comentario

Ironías del destino: el carrero

Almendrones.

Yo nunca sentí atracción por los carros. Algún tiempo en mi vida, supongo que en 7mo y 8vo grados, por esa época, junto con mi primo Polito y unos amigos, gustábamos de ver los carros que ahora les decimos almendrones y adivinar marca, modelo y año. Todavía logro identificar algunos modelos. Pues hoy sí que no desvarío, voy a hablar de carros…

Seguir leyendo
Publicado en Anécdotas | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Ironías del destino: la asignatura pendiente

Yo saqué 5 puntos (calificación de sobresaliente en la antigua Unión Soviética) en todas las asignaturas que llevaban calificación en mis cinco años de carrera. En algunas universidades de occidente le llaman a eso Suma Cum Laude. Por más que yo era un estudiante muy obstinado y tenaz no podía estudiar para la máxima calificación en todo. Nunca he tenido un talento fuera de lo común, por tanto, obtener estas calificaciones exigieron de mí, no solo un enorme esfuerzo, sino también un algoritmo, una estrategia, porque a mí, el tiempo no me alcanzaba para sabérmelo todo. En aquellas asignaturas que no llevaban un examen con calificación, yo “descansaba”. Les explico a mis amables lectores. Había asignaturas que no tenían examen, sino una prueba sin calificación oficial. Se llama zachót en ruso. Era como un aprobado/desaprobado (зачёт/незачёт) Crédito/No crédito, sin nota. Daba igual si contestabas para 5 como si contestabas para 3, igual te anotaban zachót, es decir, “pasó” (o no pasó y había que repetirlo hasta obtener el «pasó»). Y en esas asignaturas yo contestaba para 3, es decir, no tenía que tratar de sabérmelo todo, se trataba solo de aprobar “por los pelos”, cruzar “la varilla” del aprobado “rozando”, un descanso a la mente comparado con la obligación que yo me imponía de obtener un 5. No sé si es que yo les prestaba poca atención a esas asignaturas; pero la realidad era que esas asignaturas no me gustaban. Bueno, había otras muchas que no me gustaban; pero como tenían examen con nota me las estudiaba para 5, y quieras que no, les tomaba un poco de “cariño”. En casi todos los casos, me gustaran o no, me la estudiara a fondo o no, yo las hallaba muy pertinentes para la carrera, excepto en un caso…

Seguir leyendo
Publicado en Anécdotas | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

Ironías del destino: el experto

Trayectoria del huracán Kate

El suceso que deseo contar hoy a mis lectores ocurrió hace muuuuucho tiempo, tanto que olvidé el nombre del protagonista. Fue en el año 1985, al paso del temible huracán Kate por el norte de Cuba, siguiendo una trayectoria parecida a la de Irma en el 2017. Pero antes de contarles lo que pasó, debo imponer a mis nunca bien ponderados y fieles lectores de un grupo de cosas para que puedan comprender la esencia de este post.

Seguir leyendo
Publicado en Anécdotas, Así fue la historia, Opiniones | Etiquetado , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

MRL-5M, historia de una epopeya (vi). La conquista de la mula

El radar MRL-5M, recién instalado en la Loma de la Mula

¿Pa´ dónde fue Genaro cuando lo tumbó la mula? Pa´l suelo…Frase popular cubana.

Es que han pasado ya 25 años y todavía quedan muchas cosas por contar sobre aquella proeza laboral (nunca reconocida por el sindicato) que fue el diseño, fabricación, montaje y puesta en explotación de un radar meteorológico del tipo MRL-5, modificado y simplificado para operar con mando completamente automático. En [1] conté cómo surgió la idea y cómo obtuvimos lo principal: el radar. En [2] narré brevemente sobre dónde habríamos de montar el radar. En [3] expliqué los componentes con los que contamos para diseñar y fabricar los circuitos del radar. En [4], que pensé que sería el final, pasados 15 años, conté sobre cómo fue la fase final del montaje, la puesta a punto y la inauguración. Ya mi amigo Pedro Bebert había contado cómo fue el azaroso viaje del radar desde Pedro Pi hasta Camagüey para traer los bultos del radar. A los 22 años del suceso escribí un post [v] revelando algunos secretillos que no se contaron en su momento. Y hoy, 3 de abril de 2022, complazco peticiones contando con más detalle lo que brevemente conté en el [2], es decir, cómo se conquistó la Loma de la Mula, donde finalmente se montó el radar.

Seguir leyendo
Publicado en Anécdotas, Así fue la historia | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario