Los famosos ingenieros de…

Septiembre del 2004, el Comandante en Jefe y el Dr. Rubiera conversan en la TV sobre el huracán Iván y...

El huracán Iván amenazaba el Occidente de Cuba. Como siempre la TV le da un seguimiento total a las explicaciones del Instituto de Meteorología y a las orientaciones de la Defensa Civil. El Comandante en Jefe Fidel Castro dialoga con el Dr. José Rubiera ante las cámaras de la TV, sobre la posible trayectoria de este huracán, y sus posibles efectos. Surge la pregunta del Comandante –¿qué podríamos hacer para mejorar los pronósticos de los huracanes?– Rubiera le dice, quisiéramos tener al menos un radar Doppler para seguir mejor la trayectoria. ¿Cuánto costaría? –pregunta Fidel, Rubiera le dice –más de un millón de dólares, pero podríamos hacerlo en Cuba con menor costo. Entonces Fidel habla de la UCI, y Rubiera habla de los ingenieros de Camagüey que han modernizado la red de radares. Fidel habla de nuevo que lo haga la gente de la UCI, y Rubiera, cortesmente insiste en los ingenieros de Meteorología en Camagüey….Sigue leyendo…

Una semana después estaba con algunos de mis ingenieros reunido en Casablanca con un joven del Grupo de Apoyo del Comandante. Comenzó así la “tarea del Doppler”.

La idea de añadir la cualidad Doppler a nuestros radares era ya bastante vieja. Uno de los motivos que tuve para viajar por los mejores Laboratorios y Centros del mundo, donde había grupos de ingenieros de radar fue precisamente adquirir conocimientos y experiencias de trabajo con este tipo de radares. En el 2004 ya nuestro grupo tenía las ideas bastante claras sobre cómo modernizar un radar para convertirlo en un moderno radar Doppler que pudiera medir, aparte de la convencional intensidad de las precipitaciones, también la velocidad de movimiento de las partículas dentro de las tormentas y huracanes. Por así decirlo teníamos un proyecto preparado para cuando se diera la ocasión. Algunas voces dentro del Instituto de Meteorología decían que era mejor “dejar que el Comandante lo compre, si él se ofreció”, pero la sensatez se impuso y nos dimos a la tarea de diseñar y construir un radar Doppler.

La TV tiene tremendo impacto, nuestro pueblo sigue las informaciones de Meteorología con tremendo interés. Más de un año después, estando en Casablanca, un día se presenta alguien de la empresa eléctrica a hacer un trabajo. No estaba ese día ninguno de los ingenieros de allí, y yo me ofrecí para guiarlo y explicarle las instalaciones eléctricas de la sede del Instituto de Meteorología. En el andar el hombre me pregunta una cosa que yo no sabía, algo asi como ¿qué tiempo hace que pusieron esto aquí? y le digo –ah, eso no lo sé, hay que preguntárselo a alguien de aquí–me dice–eh, y ¿tu no eres de aquí?, le digo –no,yo soy de Camagüey, vine solo a haer un trabajo en el radar de aquí– Había que haber visto el cambio, el hombre soltó todo lo que tenía para darme las manos y decirme –caramba, ¿así que tu eres uno de los “famosos ingenieros de Camagüey”?–Parece que desde aquel día en la TV nos volvimos “famosos” y yo no lo sabía.

Pero aún hay más. Un par de años más tarde fui a una reunión con una firma en el Miramar Trade Center. Al salir, el extranjero de la firma llama un taxi, me dice que le pregunte cuánto cuesta llevarme y le digo al hombre que hasta el Cristo de Casablanca, el tipo me dice cuanto aproximadamente y el de la firma le da un poco más. Cuando llegamos allá arriba me pregunta que dónde en concreto y le digo que en Meteorología. Entonces me pregunta que si trabajo ahí y le digo que sí, sin haber especificado mucho. Me indaga qué en qué área y le digo, entonces se le abrieron los cielos, me dice –ven acá compadre, si yo hace tiempo tengo la duda ¿y cómo anda el asunto aquel del radar Doppler que iban a hacer los “ingenieros camagueyanos”?– Nada, que tenemos que rendir cuentas en todas partes, la “fama” tiene su precio.

Pues bien, rindiendo cuentas: el bloqueo ha sido bastante riguroso. Para poder armar el radar Doppler hay que adquirir ciertos componentes que están clasificados. No se venden en cualquier ferretería. A veces no ha sido siquiera el bloqueo, ha sido el miedo a las represalias del bloqueo. Varias veces, con las partes ya preparadas para enviar a Cuba…se “echaron para atrás”…

El camino ha sido largo. Nos han obligado a desarrollarlo todo, partes que pudimos haber comprado hechas, hemos tenido que hacerlas nosotros mismos a partir de componentes y partes más elementales. No obstante, eso ha sido positivo, ahora dominamos todo, no dependemos tecnológicamente de nadie.

Ya está todo listo y probado, estamos en fase de montaje, en breve tendremos un radar en Camagüey Doppler… y CUBANO. Otro día hablaré de los protagonistas de esta epopeya: los “famosos” ingenieros camagueyanos, pero aclaro que somos un grupo de especialistas de todo el país, no solo camagueyanos. Y aclaro que ya los precios de un radar Doppler como este anda por encima de 4 millones de dólares.

Anuncios

Acerca de meteoradar

Ingeniero eléctrico, Doctor en Ciencias Técnicas, Profesor Titular, Director del Centro Nacional de Radares del Instituto de Meteorología de Cuba.
Esta entrada fue publicada en Anécdotas, Noticias y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Los famosos ingenieros de…

  1. Pedro Manuel dijo:

    Saludos mi amigo.

    Bueno aunque ya era de mi conocimiento este proyecto en el que han trabajado durante estos últimos años, no dejo de alegrarme la noticia que ya están en la fase de montaje del primer Radar Meteorológico Doppler Made in Cuba.
    De septiembre del año 2004 a la fecha ha llovido bastante, han transcurrido casi 8 años, no dudo que han sido años de mucho trabajo y seguro estoy también que han sido de logros y contratiempos, pero el que persiste triunfa.
    Al leer este post he recordado también el montaje del radar anterior y como te había prometido quiero compartir contigo una de las tantas anécdotas de aquellos años en los que trabajamos juntos y a la cual llamare ………

    …………………………………………..El Radar de Juragua…………………………………………………

    Juragua es una localidad ubicada a 336 kilómetros al sureste de La Habana, en ese sitio comenzó en 1983, con la colaboración de la Unión Soviética, la construcción de lo que seria la primera central electro nuclear de Cuba, despues por motivos de índole económicos que todos conocemos la construcción fue conservada y mas tarde en diciembre del año 2001 (si no me falla la memoria) fue cancelada totalmente (a veces lo que sucede conviene).
    Ese proyecto constaba con la instalación de un Radar MRL 5, al conservarse el proyecto se lo asignaron al Centro Meteorológico de Camaguey, por suerte ya había sido suministrado y se encontraba en Cuba, en la Habana, para ser mas exacto en uno de los almacenes en Pedro Pi, bueno ahora comienza la anécdota de verdad.
    El Radar del centro que sirvió de material de estudio para el desarrollo de la automatización era todo un veterano, ya en aquel entonces y como viejuco al fin a cada rato tenia sus achaques y tenían que pasarle la mano constantemente, de esa tarea se encargo el hombre orquesta, el ingeniero Leonardo Lino Fernandez Suarez, al que con cariño llamábamos Ichi, lo de hombre orquesta es porque a pesar del MRL mantenía funcionando todo lo que caía en sus manos (El Lidar, La estación de sondeo de Aereologia, etc), vivía y moría en el centro, solo se ausentaba algunos fines de semana para visitar a su familia que en aquel entonces no vivía en Camaguey, hoy en día sigue al lado del cañón.
    A medida que avanzaba la automatización se hacia mas necesario traer el radar nuevo para Camaguey, este tema era tratado en casi todos los consejos de dirección y en cuantas reuniones se hacían, lo único jodido que sin resultado alguno (“falta de transporte y de combustible”), ya en esa época me habían bautizado con el apodo de Pedro Bateo.
    Un buen día nos pusimos de acuerdo mi amigo Osmel Jesus Fernandes Ruiz, ingeniero mecánico graduado también en la URSS en la ciudad de Kirovogrado y quien fuera en aquel entonces el Jefe del Departamento de desarrollo Técnico (Creo que así se llamaba, aunque puedo estar equivocado) y decidimos irnos para la Habana a traer el Radar, fuera como fuera y costara lo que costara.
    Ese día recuerdo haberme levantado mas temprano que de costumbre, fui para la hamburguesera de la esquina de mi casa a comprar unas cuantas hamburguesas para el viaje, marque la cola como 8 veces y cada una de ellas con resultado favorable, después pase por casa de mi abuela en Garrido (es un reparto en Camaguey) y le hice tremendo daño a la mata de naranjas de mi abuela Oliva, para hacer el jugo conque habíamos de bajar las hamburguesas, Osmel por su parte lucharía también algunos abastecimientos con la Perturbina ( asi le pusimos con cariño a Lisbel, la esposa de Osmel ), y sobre todo algo muy importante para esa atrevida empresa que habríamos de emprender, La Chispa e Tren (alcoholifan), como los dos habíamos estudiado en la URSS sabíamos que el alcohol podría servirnos como una especie de buena divisa con la cual se pueden mover montañas.
    Nos encontramos con Osmel, dejamos mi moto en el Centro Meteorológico, en la oficina y taller de Ichi, revisamos algunos por menores y partimos en Botellas para la Habana
    (Hacer un viaje en botellas a lo cubano significa viajar a Auto Stop), la cantidad de Botellas sinceramente no las recuerdo, lo que si se, que fueron muchas, rastras y camiones, las hamburguesas y el jugo de naranja nos vinieron muy bien, y como dice el dicho …A Barriga Llena Corazón Contento.
    Creo que llegamos a la Habana al amanecer del día siguiente hechos dos bolas de churre, si la memoria no me engaña llegamos primero al Instituto de Casa Blanca y después fuimos para la casa de visita de Alamar, en la del Malecón no había espacio (por suerte para nosotros ya sabrán por que). Una vez en la Habana deberíamos de tramitar la documentación y organizar y el transporte ( las rastras o camiones) en que nos llevaríamos el Radar para Camaguey
    Ese mismo primer día al anochecer cuando llegamos a la casa de visita de Alamar, al entrar comprendimos que no estábamos solos, habían otros visitantes, ausentes en ese momento, aprovechamos para quitarnos la churre del camino y estrenar la Chispa e Tren, que muy bien administraba mi amigo Osmel, después de habernos relajado un poco llegaron los otros inquilinos, nos conocimos y para sorpresa nuestra resultaron ser los chóferes de dos rastras de Bayamo, que llevaban en la Habana como una semana porque no tenían carga de regreso, allí mismo nos Pusimos las Botas como dice el dicho, y como buenos cubanos nos dimos unos cuantos tragos de Chispa.
    Esa noche nos acostamos llenos de optimismo dormimos como angelitos, la suerte nos acompañaba, al día siguiente después de hacer los documentos necesarios en el instituto para recoger el Radar, marchamos en las dos rastras para Pedro Pi, al llegar nos esperaba una sorpresa desagradable, no había servicio eléctrico en el almacén, la grúa trabajaba con electricidad, entonces hablamos con los trabajadores para cargar a Pepe (manualmente) todo lo que pudiéramos, la fuerza fundamental para convencer a la masa fue nuestra divisa, la que mueve montañas, La Chispa.
    Mas tarde restablecerían el servicio eléctrico y así terminaríamos de cargar las cajas mas pesadas, pero como la felicidad nunca es completa, no hubo espacio para todo y tuvimos que dejar algunos bultos, entre ellos el mas grande, la antena con sus pétalos, para ella se necesitaba un camión entero (pero bueno ya eso llegaría después a Camaguey, lo importante fue romper el hielo). Salimos de Pedro Pi sobre las 6 de la tarde, viajamos toda la noche y casi toda la madrugada, pasamos un poco de frió, pero al fin llegamos a nuestro punto de destino, a Camaguey, a las 4 y un poquito de la madrugada de un 23 de Marzo, día internacional de la Meteorología.

    ¿ Orlando, recuerdas aquel dia ?

    • meteoradar dijo:

      Sabes? Tenía un vacío en esta parte que estas llenando ahora. A cambio contaré cómo fue que de Juraguá pasó a Camagüey el radar, eso fue toda una pelea enorme, de las grandes, hubo Comisión Gubernamental por medio…

      • Pedro Manuel dijo:

        Mi hermano, recuerda que yo empece ha trabajar en el año 1992, y esa pelea tu la libraste un poco antes, solo recuerdo lo que nos contaste, no dudo en lo absoluto que la pelea fue dura, seguro hubo que luchar contra los intereses y el apetito de la Habana, pero bueno yo estaré esperando ese post con mucho interés y mucha curiosidad. No olvides contar algo del primer curso de Radar que impartiste en el Centro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s