Dennis el Bárbaro

He hablado de mis capitanes que llevan el peso de las acciones tecnológicas, pero también tenemos otro tipo de héroes en nuestra Red de Radares. En el 2005 el huracán Dennis atacó alevosamente a la zona Sur de la provincia Granma, justo por donde tenemos el radar meteorológico de la Loma del Mamey en el municipio de Pilón. El huracán entró duro, con categoría 4 de la escala Saffir-Simpson. entre Pilón y Cabo Cruz. Digo que atacó alevosamente porque en la memoria histórica de los lugareños no había una representación clara de un huracán de este tipo de fenómenos…Sigue leyendo

El huracán Dennis causó grandes estragos a la economía y las viviendas de los habitantes de esa zona. El radar no escapó a esto. La torre de comunicaciones aledaña al radar colapsó y cayó sobre el edificio del radar, la cúpula protectora se deshizo en menudos pedazos que volaron bien lejos.

Las casas de muchos quedaron totalmente destruidas, incluyendo la de la mayoría del personal del radar, que viven en los alrededores.

En la consola de operación del radar el agua entraba a chorros por la cablería del radar que provenía del piso superior, pues como el radar había perdido la cúpula no había protección ninguna, parecía que todo el río Cauto estaba entrando en la habitación donde se operaba el radar.  Pero lo más importante a contar es que esa noche habían 14 personas en el radar. Los acondicionadores de aire salieron de sus marcos en las paredes y volaron. Las puertas y ventanas de cristal o no, fueron rotas en pedazos por la furia de los viento. Los 14 héroes se fueron refugiando en una habitación tras otra hasta que se atrincheraron en el baño que se muestra en la foto de abajo, todos juntos haciendo fuerza desde dentro para que el malvado Dennis no se llevara la puerta y los lanzara a volar por loa aires. Noche terrible, que los protagonistas no olvidarán; pero que como buenos soldados se mantuvieron en su puesto de combate hasta que el “enemigo” huyó.

  Cuentan que encontraron por la mañana a un buen hombre abrazado a una palma, no lo podían despegar de ahí, estaba en shock, por lo que conversé, nadie en varias generaciones recordaba algo así en esa zona. Tengo fotos de un palmar donde todas las palmas quedaron acostadas, y bien sabemos lo resistentes que son al viento.

Yo acudí al radar al día siguiente, y de ahí son las fotos. Pusimos a secar todos los bloques del radar al sol. Hicimos una recogida de ropas y las llevamos, pues la mayoría perdió no solo los techos, y las paredes, sino todo lo que tenían. Parecía que el radar y su gente estaban fulminados, pero resistieron y vencieron.

El radar se reconstruyó, se montó una cúpula que teniamos en Camagüey del primer radar MRL-5, reparamos todos los bloques, y modernizamos y automatizamos el radar. Todos los radaristas reconstruyeron sus casas con ayuda del gobierno del municipio y apoyo del CITMA.

La edificación fue remozada y hoy es una verdadero joya bien cuidada que nos custodia los mares al Sur. Este es uno de los Radares Mirando al Sur, y esta es su gente valerosa.

Anuncios

Acerca de meteoradar

Ingeniero eléctrico, Doctor en Ciencias Técnicas, Profesor Titular, Director del Centro Nacional de Radares del Instituto de Meteorología de Cuba.
Esta entrada fue publicada en Anécdotas, Así fue la historia y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s