Hablando de “monstruos”: Roberto

“Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles”. (Bertolt Brecht)

He tenido el privilegio de trabajar con personas extraordinarias. Este es otro de los casos, Roberto, a quién, por abreviar, le dicen cariñosamente Rober, es…Sigue leyendo

Egresado en 1993 de la Universidad Central de Las Villas, en la especialidad de Equipos y Componentes Electrónicos. Cuando se graduó, Roberto estaba asignado a COPEXTEL, pero tuvo que cumplir dos años de servicio en el ejército, y cuando llegó vino por aquí  buscando trabajo. Llegó justo en el momento apropiado, otro contemporáneo suyo, que había trabajado con nosotros, se acababa de ir del país y teníamos una plaza vacante, …y la maqueta del primer radar completamente automático por construir, y no le cogió miedo al reto.

Roberto tiene un altísimo sentido de responsabilidad ante el trabajo y se toma muy en serio todas las cosas. Casi acabado de entrar, haciendo una reparación en el transmisor notan que el problema consistía en una fuga de la presurización y que no tenían la junta adecuada. Roberto se quitó un tenis y con la plantilla hizo la junta. Bueno, muchos se preguntarán que qué tiene eso de herocico, y hoy en día tal vez no lo sea, pero un par de tenis de 3 dólares era toda una fortuna en esa época, muchos andábamos con zapatos rotos o muy gastados.

Roberto tiene una inteligencia lenta, pero aplastante. Cuando distribuimos las tarjetas diseñadas para la maqueta del radar MRL-5M, para construirlas según los planos que Waldo había diseñado, a Roberto le di la tarjeta de video digital (la más complicada). Él se aplicó calladamente al estudio del circuito y a los pocos días vino a decirme que en la tarjeta había un error y que con ese error no podría funcionar. Yo le di largas al asunto y le pedí que se lo estudiara bien de nuevo, pues para mí Waldo era poco menos que la perfección algo así como Dios hecho ingeniero, y aquello del video lo habíamos discutido muy bien. Cuando Waldo diseñó eso yo estaba seguro que lo habíamos hecho bien, y por otra parte era un circuito muy complicado, y me costaba trabajo retornar a eso, tendría que invertir un tiempo en re-estudiármelo todo de nuevo. Días después, como siguió insistiendo no me quedó más remedio, de mala gana,  que sumergirme en el circuito de nuevo, y efectivamente, Roberto tenía razón, habíamos cometido una pifia y así no podría trabajar. Hay miles de anécdotas, cualquiera de las cuales le habría dado un espacio entre los grandes e imprescindibles.

Roberto también fue clave en la construcción de la maqueta del radar MRL-5M de Camagüey, no solo de la parte que le tocó, sino que una vez que terminó su tarjeta fue ayudando en todas las otras. Roberto tiene una cualidad importante, cuando está bajo presión adquiere una sangre fría pasmosa, no se apura sino que hace las cosas bien y muy seguro de sí mismo. Roberto se estudia las cosas lentamente, pero barre todo el terreno, no pasa por alto ningún detalle, cuando termina de estudiarse algo ya es experto en el tema.

Actualmente es responsable de todo el desarrollo de hardware, en el Centro de Radares y aunque no es un programador, ha tenido que hacer software también, hace un tiempo está escribiendo su tesis de doctorado, que siempre pospone para resolver problemas prácticos.

Indudablemente es uno de nuestro más completos ingenieros. Modesto, sencillo y callado, Roberto también ha recibido jugosas propuestas de trabajo en el extranjero que ha rechazado. Ya lo digo, el trabajo se hace muy fácil con gente así.

 

Anuncios

Acerca de meteoradar

Ingeniero eléctrico, Doctor en Ciencias Técnicas, Profesor Titular, Director del Centro Nacional de Radares del Instituto de Meteorología de Cuba.
Esta entrada fue publicada en Anécdotas, Cosas de Grandes y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Hablando de “monstruos”: Roberto

  1. Que puedo decirte, muy bien por Roberto, Orlando , ¿ en que año comenzo a trabajar Roberto ?, creo que no llegue a conocerlo

  2. edelmira dijo:

    Es grande la palabra monstruos, pero, para quien no los conoce. Se puede alegar que es poco para lo grade que son los ingenieros que trabajan en este sistema, no existen dias marcados ni horarios cerrados, ni dificultad sin pensar. es un privilejio trabajar entre ellos, entraron todos tan jovenes como este bebe maduro y otros que se fueron y trabajan en otros centros pero para BIEN, no se puede negar que tu pequeño departamento de electronica de los años 80 Orlado se convirtio en una academia de GRANDES MONSTRUOS, Robert es uno entre ellos. Que bueno
    que nuestro instituto, que nuestro pais cuenta con hombres como este.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s