Montreal y la dieta

Montreal es una ciudad deslumbrante, es más, que puedo asegurar que de las ciudades modernas que he visitado, Montreal se lleva el primer lugar. Tanto me gustó aquella primera vez que decidí ir más a menudo…y lo he ido logrando, ya he estado 6 veces allí, pero ahora quiero hablar de la primera vez, y de la dieta. Montréal, mon amour d’été, bueno, he estado en las cuatro estaciones, pero ya eso será tema de otros posts, pues de Montreal tengo muchas anécdotas…ahora voy a concentrame en lo de la dieta que un amigo está ansioso porque lo cuente.

Esa primera vez viajamos a Montreal para participar en la 29a Conferencia de Meteorología de Radar, auspiciada por la American Meteorological Society. Cómo llegamos hasta Montreal es toda una historia que merece un post aparte.  Yo conseguí el financiamiento a través de la OMM (Organización Meterológica Mundial), que como hace siempre me dio un dinero y arréglatelas-como-puedas. El dinero para el viaje de Marco nos lo proporcionó un proyecto que tenía el Centro Meteorológico Provincial de Cienfuegos. El dinero de Marco sí estaba claramente dividido en: pasaje, hospedaje y dieta. Recalco esto último porque los colegas de otros países nos insisten en que eso se llama viáticos, y yo que no, que se llama dieta, que con 22 pesos en Montreal es obligatorio hacer dieta, pero entonces siempre sale uno que dice –esa era la dieta que tenía Juantorena en Montreal’76 y ganó dos medallas olímpicas (por cierto en Montreal Juantorena aún es un héroe, nunca nadie ha osado ganar en 400 y 800 metros), lo cual también es cierto. Bueno, no discutamos por cuestiones de nombres, digamos como Julieta:  “Lo que llamamos rosa exhalaría el mismo grato perfume aún cuando de otra forma se llamase”.

El caso es que andabamos bien escasos de dieta, viático, o dinero, y por tanto bien a dieta. Al finalizar el primer día de la Conferencia, en el lujoso Queen Elizabeth, había una actividad en el programa que decía Icebreaking Cash Bar. Pasamos por allí y vimos una mesa buffet y una caja, Marco me propuso –vamos a comer aquí. Le dije –no seas bobo, eso es comida plástica y además cara, vi al Profesor D.. pagando en la caja CON UN BILLETE DE 100 BAROS, lo decía bien claro CASH, acto seguido traté de desviarle la vista de la pierna de cerdo asada que un camarero cortaba y servía, pero vino un conocido y me puse a conversar y perdí el control de Marco.

De pronto me viro y veo a Marco que me hace señas para llamar mi atención y me dice respetuosamente –Jefe, no comas mierda que la comida es gratis (sí, Marco siempre ha sido muy respetuoso conmigo, porque le llevo como 20 años y es hijo de unos amigos mios, bueno, más bien de un amigo y una amiga, aclaro para que no haya malos entendidos) y hay pilaegente atacando, –continuó él –yo creo que ya hay gente por segunda ronda, lo que viste pagando era la bebida. Yo sé que yo no estaba equivocado, no era la bebida, sino la por beber, porque primero se pagaba y luego se bebía, pero no me iba a enredar en una discusión semántico-alimenticia con Marco, a fin de cuentas tenía razón: ya la gente iba por la segunda, así que corrimos a ponernos en la cola.

Cuando le tocó el turno a Marco vi que Marco le hacía señas al camarero, o mas bien a la pierna de cerdo, como llamándola con la mano, como se llama a un familiar. No es que Marco no conociera la pierna de cerdo, bueno, “esa” no la conocía, pero había conocido algunas, tampoco es que estuviera muy familiarizado con ellas. Hizo bien en hablar con el camarero y con la pierna por señas, porque en Montreal se habla francés, fundamentalmente, y también inglés, y nosotros no sabíamos nada de francés, y poco de inglés, además tampoco sabíamos en que idioma hablaban el camarero y la pierna. Yo para no dejar solo a Marco en eso, también hice señas repetidas veces a la pierna, perdón al camarero para que siguiera llenando el plato hasta la altura del Mont Royal que es una loma bien alta en Montreal (que por eso se llama así Mont Real), y no crean que era por la piloná sino por hacer honor a las cosas propias de la ciudad. El caso es que eso nos sirvió para “romper” la dieta por dos días.

Algo que nos hacía romper la dieta también era que en el hotelito el desayuno era “continental”, que nunca supe por qué se llama continental, pero lo que sí averiguamos enseguida es que no se pagaba. Nos daban a escoger, tostadas o croissant, que como no sabíamos qué cosa era croissant escogimos tostadas, pero que el final se diferenciaban solo en la forma. Se podía coger té o café todo el que uno quisiera, y en las mesas habían minidosis de mermelada de fresa y de frambuesa, y mantequilla de maní. Como las minidosis eran minis, tuvimos que desplazarnos por muchas mesas e ir dejando minidosis vacías en todas las mesas, tal vez por eso el nombre de continental porque uno debía explorar todo el continente buscando minidosis.

Aparte del buffet de la conferencia y el banquete al otro día, no tengo recuerdos de comida, debe ser que comimos poco fuera de eso y los desayunos. Recuerdo una cuña de pizza que compramos y a mi no me gustó porque tenía mucho picante. Tal vez alguna que otra McDonnald o alguno de sus similares, en fin, ya se los dije…dieta. Otra cosa que nunca he entendido es que cuando llegas tienes que “liquidar” la dieta. Cualquiera se imagina que eso significa que llegas y empiezas a comer desaforadamente, pero no, eso es que firmas un papel diciendo que “consumiste” la dieta y ya. Fin de la dieta.

Anuncios

Acerca de meteoradar

Ingeniero eléctrico, Doctor en Ciencias Técnicas, Profesor Titular, Director del Centro Nacional de Radares del Instituto de Meteorología de Cuba.
Esta entrada fue publicada en Anécdotas, Mat el Viajero, Temas sociales y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Montreal y la dieta

  1. GLORIA dijo:

    Orlando como siempre co..anécdotas que nos hacen rei y también reflexionar…Ayyyy las Dietas. Podíamos escribir un.TRATADO…

  2. Ismael Viamontes dijo:

    Jajaj genial el post

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s