“…Me han estremecido un montón de mujeres…” Silvio Rodríguez

Bueno, estoy hace días habla que te habla de monstruos-hombres, y ¿qué decir de mis mujeres-monstruos? ¿o debo llamarlas monstras? Pues simplemente sin ellas no tendríamos nada de radares, bueno… ni nada de nada. Nuestros radares en su mayoría están ubicados en lugares inhóspitos. Hemos soportado torrenciales lluvias en la fría y húmeda Gran Piedra santiaguera y allí habían mujeres. Soportamos temblores de tierra en Pilón y allí había mujeres. Soportamos carencia total de agua en Pico San Juan, y allí había mujeres. Soportamos mosquitos enormes (bueno, OK, no era uno grande eran muchos chiquitos, pero el efecto era el mismo) en La Bajada, y allí había mujeres. Soportamos hormiguitas que pican muy duro en Punta del Este y allí había mujeres. En el cumplimiento de nuestras obligaciones, hemos pasado de todo en nuestros radares, hambre, frío, sed, huracanes, lluvias torrenciales, tormentas,y a nosotros nos ha parecido que hemos sido muy heroícos, sin embargo…allí tenemos mujeres que soportan eso a diario.Ellas son muy calladitas, la mayoría muy tímidas, pero las hay Delegadas a la Asamblea Provincial del Gobierno, las hay miembros del Comité Municipal del Partido, y en general, cada una de ellas es una verdadera historia de sacrificio y consagración sin límites. Ya se lo digo amable lector, mis mujeres en los radares son realmente excepcionales…unas monstras.

Nada mejor que un poema de Benedetti para ilustrar:

Si Dios fuera una mujer

¿y si Dios fuera una mujer?

-Juan Gelman

¿Y si Dios fuera mujer?

pregunta Juan sin inmutarse,

vaya, vaya si Dios fuera mujer

es posible que agnósticos y ateos

no dijéramos no con la cabeza

y dijéramos sí con las entrañas.

Tal vez nos acercáramos a su divina desnudez

para besar sus pies no de bronce,

su pubis no de piedra,

sus pechos no de mármol,

sus labios no de yeso.

Si Dios fuera mujer la abrazaríamos

para arrancarla de su lontananza

y no habría que jurar

hasta que la muerte nos separe

ya que sería inmortal por antonomasia

y en vez de transmitirnos sida o pánico

nos contagiaría su inmortalidad.

 Si Dios fuera mujer no se instalaría

lejana en el reino de los cielos,

sino que nos aguardaría en el zaguán del infierno,

con sus brazos no cerrados,

su rosa no de plástico

y su amor no de ángeles.

Ay dios mío, dios mío

si hasta siempre y desde siempre

fueras una mujer

qué lindo escándalo sería,

qué venturosa, espléndida, imposible,

prodigiosa blasfemia.

MARIO BENEDETTI

Voy a hacer un recuento de “mis” mujeres, a las que dedico esto, aun corriendo el riesgo que se me quede alguna de ellas fuera:

A ver, comencemos por las más alejadas de mí (geográficamente), las que trabajan directamente en la vigilancia meteorológica por radar en Cuba, de Oriente a Occidente (como la Invasión): Yelín, Yamilé, Carmen y Odalis en el radar de Gran Piedra, en Santiago de Cuba; Madelín en el radar de la Loma del Paraíso en Holguín; Daysi, Micaela, y Yordanis en el radar de la Loma del Mamey en Pilón, Granma; Odalys en el radar de la Loma de la Mula en Camagüey antes de la mudada; Mirisi, Lucy, Doralis y Yorarkis, en el radar de Punta del Este, en la Isla de la Juventud; Maritza, Matea, Juana, y María Caridad en el radar de La Bajada, en Pinar del Río. En los radares de Pico San Juan y  Casablanca, ahora no tenemos mujeres.

Ahora veamos en el Centro de Radares, las más cercanas a mí. Aquí tengo a mis Monstras: Edelmira, Nilvia, Mayrelis, Yumy, Yasmari, Yaimé, Llisel y Katy, que son las que me sufren en vivo y en directo más de 8 horas cada día.

No puedo dejar de mencionar a las Directoras-Monstras de las provincias que tienen radares y que durante años lidian con los rollos de los radares, y que soportan con paciencia mis incesantes molestias: Ana Delia, la Directora de la Isla de la Juventud; Damara, la Directora de Holguín; Carmen Rosa, la Directora de Pinar del Río; Ana Lourdes, que ya no es la Directora de Santiago de Cuba, pero lo fue durante muchos años; y Yusimí, que no fue Directora de la Isla, ni lo es de Provincias Habaneras ahora, pero que siempre dedicó mucho tiempo antes al radar de Punta del Este, y ahora al de Casablanca.

Bueno, y qué decir de las Abogadas-Monstras-Defensoras, que se ocupan de defender nuestros radares en todos los rollos legales, y de paso me defienden a mí a capa y espada, cada vez que me meto en un rollo, lo que ocurre frecuentemente, ellas son Mayelín y Marlén.

Tampoco se me pueden quedar fuera las Periodistas-Monstras, que divulgan nuestros logros, y que además se leen las boberías que escribo, y frecuentemente ponen “Me Gusta” en Facebook, y son tan amables de dejar comentarios muy lisonjeros en mi Blog: Karen, Cirenay, Magalys, Melissa, María Antonieta, Carmen Luisa, Sarah, Lianet, Yuldys, Fidela, Yailene, Susi, Jennifer, Zoila, Yuliet, Idelvis, Leslie, Yahily, Daysi…, en fin, si sigo “exprimiéndome” mi maltrecha memoria, casi seguro que termino el post para el Día de la Mujer…del año próximo, pido perdón por las omisiones que sé que estoy cometiendo…

Aparte de las que ya mencioné, deseo felicitar a todas las mujeres que trabajan en la Meteorología en Cuba, y a todas las mujeres en Cuba aunque no trabajen en la Meteorología, y a todas las mujeres cubanas aunque no trabajen en la Meteorología y no estén en Cuba, en fin…a todas, todas las mujeres, aunque no trabajen en la Meteorología, ni sean cubanas, ni estén en Cuba…A todas les deseo un feliz Día, pero no solo el de hoy, sino todos los que le siguen. Y las dejo con el Gabo, que debe andar de fiesta de cumpleaños aun…

em

Anuncios

Acerca de meteoradar

Ingeniero eléctrico, Doctor en Ciencias Técnicas, Profesor Titular, Director del Centro Nacional de Radares del Instituto de Meteorología de Cuba.
Esta entrada fue publicada en Opiniones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a “…Me han estremecido un montón de mujeres…” Silvio Rodríguez

  1. magalys dijo:

    Lindo Orlando, eres hombre de extrema sensibilidad, y reconoces el esfuerzo que hacemos las mujeres en TODO lo que nos concierne, un abrazo

  2. Yamilé Veranes Rivera dijo:

    Muchas gracias por mi y por mis compañeras y en verdad estoy muy feliz que seamos ya tantas en los radares, cuando comencé era yo sola, creo que fui la llave de paso y espero con entera seguridad que continuemos multiplicándonos como las flores silvestres.
    Gracias también por todas las mujeres que me rodean

  3. Sucel dijo:

    Muchas Gracias, es usted muy amable.Saludos desde Granma

  4. Mayelín dijo:

    … si de hombres se trata y hay que quitarse el “llamado sombrero rojo que llevamos puesto” ante ti se retira el mismo por justa causa… eres de esos grandes hombres que brillan por si solos como personas y como profesional está demás decir del trabajo en equipo que has llevado y llevas con prestigiosos resultados. Si el dar las gracias es algo que podamos hacer para agradecer tus elocuentes anécdotas. Pues recibe Orlando Las Gracias que te damos de todo corazón las Mujeres del Sistema Meteorológico Nacional!!!

  5. EDEL dijo:

    Mil gracias a ti, por el detalle, en nombre de todas las controladoras. te quedo lindo, gracias.

  6. LLego tarde, algo muy malo para una periodista, pero el trabajo me ha apartado algo de los blogs amigos… no sabes cuánto extrañaba sus bloguras ocurrentes, y no sabe cuánto me alegró encontrarme en esta lista de monstras…. mariposas

    • meteoradar dijo:

      Hola Carmen Luisa/Mariposa, no te habia aceptado/contestado porque WordPress lleva tres dias sin dejarme entrar. Gracias por leer, y no…estas muy a tiempo, la vida acaba de comenzar en este minuto.

  7. Alxey dijo:

    MUJERES, MUJERES, FELICIDADES HOY, MAÑANA Y SIEMPRE……………..

  8. Alxey dijo:

    LAS MUJERES DE MI PAÍS
    Las mujeres de mi país,
    una misma luz fortalece sus cuerpos
    una misma sombra los sosiega,
    gratamente elegíacamente en sus metamorfosis.
    Un mismo dolor agrieta sus labios
    y sus ojos están engarzados por un único orfebre.
    Vosotras,
    que apaciguáis la montaña,
    que hacéis creer al hombre que es un hombre,
    a la ceniza que es fértil,
    al paisaje que es inmutable.
    Las mujeres de mi país,
    vosotras, que en el caos encontráis lo eterno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s