“Exterminador de Mitos”

“…Revolución es cambiar todo lo que deba ser cambiado…” (Fidel Castro).   Nada es permanente a excepción del cambio.” (Heráclito).  “Nadie puede ser esclavo de su identidad: cuando surge una posibilidad de cambio, hay que cambiar.” (Elliot Gould).   “El progreso consiste en el cambio.”  (Miguel de Cervantes Saavedra).  

Desde el primer post lo dije, que hablaría de mi y …. bastante me he demorado. Me gustan los cambios, eso me ha traído infinidad de problemas. Me oriento bien en las situaciones inciertas y turbulentas, y donde los demás ven problemas yo suelo ver oportunidades, pero la mayoría de las personas se oponen a los cambios, y tengo entonces que enfrentarme a todo tipo de obstáculos. A algunos les doy la vuelta, a otros los brinco, y si no queda más remedio pues los destruyo (a los obstáculos ¿eh?, que no a las personas).Al ser graduado de una especialidad totalmente ajena a los radares, y venir de estudiar en otro país, me acerqué a los radares con una visión “desde afuera”. Para los que trabajaban en esta área, lo que tenían era lo que tenían que tener, sin embargo para mí, todo era perfectible. Para poner un ejemplo diré que todos los ingenieros y técnicos que trabajaban en aquel entonces en el Instituto de Meteorología, consideraban al radar japonés RC-32B el non plus ultra en materia de radares. Me tomó muchas años convencerlos a todos, pero ya hoy está muy claro que eran radares extremadamente simplones, aún para la época.

Tengo el terrible defecto de no creer en imposibles, lo que me hace acometer las tareas subestimándolas, o sobreestimándome a mi mismo, o una mezcla de ambas cosas, y la práctica se encarga invariablemente de demostrarme cuan espinoso es el camino; pero eso, lejos de desalentarme,  lo único que hace es darme más fuerzas para perseverar.

Lo primero que me molestó cuando me entregaron el radar MRL-5 como regalo de mi cumpleaños 26, fue que me dijeron que solo podía trabajar alimentado del grupo electrógeno de 50 Hz, y me añadieron: NO PUEDE trabajar de la red industrial de 60 Hz. Sin embargo aquello me parecía que estaba “requetemal” y que por tanto había que hacer algo. La brigada de la fábrica se fue y dejó la recomendación lapidaria: “solo del grupo electrógeno, no se les ocurra conectarlo a la red”.

Yo analicé aquello hasta sus últimos detalles. Averigué…era un mito sólidamente edificado: los grandes centros de cálculo rusos en Cuba, se alimentaban a partir de máquinas rotatorias enormes enlazadas mecánicamente: un motor de de 60 Hz con un generador de 50 Hz. Nada que hacer.

Sin embargo no me amedrenté. Cuando llegó el asesor ruso Román Tichina, inflándome de valor le dije–creo que podemos conectarnos a 60 Hz. Me dijo– a ver, ¿qué has analizado? Le expliqué–tenemos tres tipos de cargas a las que llega la corriente de 60 Hz: 1) las fuentes de alimentación, a ellas les favorece el aumento del ciclaje, porque se mejora el filtrado, 2) Los ventiladores, la carga aumenta cuadráticamente con la velocidad y la velocidad aumenta con el ciclaje, no sé si aguantarán, y 3) Los arrancadores magnéticos, van a vibrar porque pierden fuerza, habrá que reenrollarlos. Se quedó un rato pensando y yo calculando la reprimenda que me iba a echar. Para mi asombro, me dijo–Bien, las fuentes no tendrán problemas, a los ventiladores por si las dudas les recortaremos las aspas, y a los arrancadores basta con sacarles el 10% de las vueltas. Pusimos manos a la obra y el mito se deshizo en unos días. Debo acotar que lo de los convertidores rotarios de 60 para 50 Hz tenía una ventaja adicional: la inercia de las máquinas se “tragaba” las fluctuaciones de la red, y en aquel tiempo la red fluctuaba bastante (¿y ahora no?).

Aquello me envalentonó, y sin darme cuenta me fui convirtiendo en un “exterminador de mitos”. Nunca he creído en los imposibles, y eso me ha ayudado muchísimo en el trabajo.

Sip, amigos lectores, me gusta cambiar, la vida cambia a cada minuto y no se puede permanecer rígido y estático. La rigidez es la muerte. Periodicamente provoco pequeños terremotos, muevo a mis subordinados de local, y cambio la disposición de los muebles. Eso incomoda a algunos (o bueno, a casi todos), pero solo por unos dias, la idea es que miren las cosas de un modo diferente, y eso ayuda. Yo soy muy constante en mis principios, pero cambiante en los enfoques técnicos, soy adaptativo. Mis subordinados se quejan: …la semana pasada decías que tal cosa la íbamos a hacer así, y ahora sales con esto otro…En mi defensa solo puedo alegar: la semana pasada era joven e inexperto aún. Y eso es totalmente cierto, el mundo cambia a velocidades espantosamente altas, y uno apenas si puede ir a la zaga del progreso tecnológico; pero no se puede renunciar a seguir en la carrera, y a veces hay que saltarse un tramo.

Bueno, para equilibrar la cosa también debo decir que me he “escachao” una pila de veces, pero de eso me olvido rápido y me recuerdo solo de que tengo un montón de mitos exterminados. De cualquier modo, “exterminador” o “cazafantasmas”, no me hagan mucho caso, cuando comencé a escribir el post esta mañana era joven e inexperto aún, y hoy, 4 de abril, es el día de la UJC y los pioneros en Cuba.  ¡Felicidades a todos!

Anuncios

Acerca de meteoradar

Ingeniero eléctrico, Doctor en Ciencias Técnicas, Profesor Titular, Director del Centro Nacional de Radares del Instituto de Meteorología de Cuba.
Esta entrada fue publicada en Anécdotas, Opiniones y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a “Exterminador de Mitos”

  1. Marlen Gutiérrez, Asesora de la Sede del INSMET dijo:

    Por ser joven aún agradezco las felicitaciones (No milito, pero soy joven y con un poco de visión infantil).
    Este post, un día como hoy, viene como anillo al dedo.

  2. Tunie dijo:

    Amigo, qué bello esto, no lo había leído, ya no te veo ni en facebook. Me alegra descubrirte tan dinámico y cambiante. Lo digo de nuevo, debe ser una maravilla tener un jefe como tú. Un beso, que sé que estoy perdida, pero aún me llego por los Radares.

    • meteoradar dijo:

      Ah, ando que no paro, viajando por los radares, ahora estoy en Casablanca y me alegró mucho leer esto. Además WordPress está de bala, hacia rato no me dejaba entrar. Jajajaja, bueno, pregúntale a mis subordinados…te darán un largo listado de mis defectos…me soportan…por qué qué remedio…soy el mejor jefe de radares de toooooodo el Ejército Libertador…y el único que quiere ser jefe…además de que me toca por viejo…Un beso, gracias por la visita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s