Realtas por rebajas

piedraDurante muchos años he estado preocupado y ocupado en realtar el precio de los radares, especialmente de aquellos “viejitos”  que este año cumplen 40 años. La re-alta no ha estado basada en tacharle el precio que costaron y escribirle uno nuevo al lado. No, la cosa consiste en las modificaciones que les hemos hecho, que los han mantenido funcionando a un nivel cada vez más elevado. Sin embargo, sorprendido hace unos días con la iniciativa de la realta, me puse a pensar que también hay otros modos, no tan trabajosos como el que yo he seguido con los radares, ni tan simplones como tachar un precio y poner otro.

suchel2Hay otros modos que permiten mantener la dignidad de un producto, es decir su precio, que supongo que es de lo que más se precia un producto, a no ser los depreciados, que ya no se pueden preciar de su precio. Por ejemplo, ¿quién no conoce lo que significa para Cuba nuestra excelsa Prima Ballerina Assoluta Alicia Alonso? ¿Cómo se puede depreciar un Eau de Parfum que lleve su nombre? Ah, pues muy ingeniosa la solución, se le quita calidad, fijador y …apellido, pero eso sí, se le mantiene el precio. Esa debe haber sido de las primeras formas de realta. Siempre hay gente para todo amable lector, Sasisko, un socito de cuando la Unión Soviética, me decía que el creyó que ese perfume (luego de la modificación) estaba inspirado en Alicia en el país de las Maravillas.


Después vinieron las otras. Las bolsitas de detergente de menos peso (claro que sin timo, con su peso correcto especificado), pero con su dignidad, es decir su precio, a salvo, quiero decir, seguían valiendo lo mismo. Y los potes de gel, y los champuses, que ya es bastante decir porque hubo que hacer pomos de un nuevo tamaño (más pequeños), un amigo me discute que no, que eso no es dificil, que eso recogieron los vacíos y los metían en una batea grande en un baño de reducín (sí, la otra discusión es que él dice que el reducín es barato, y yo le digo que no, que debe ser caro, porque de lo contrario muchos burócrtas bien posicionados ya se hubieran echado reducín en sus relucientes barrigas) (y al lector le aclaro que no, que lo de echarse reducín en las barrigas no es pa lucir mejor, sino para volverlas a agrandar por el  placer de la gula). En fin, ya ni intento disculparme con mis muy respetados lectores, que ya saben que yo siempre divago un poco en mis escritos.

Bueno, pues teniendo en cuenta todas esas iniciativas, hicimos los radares más pequeños en su cacharrería (casi logramos un iRadar), los pusimos a consumir menos (sí, bajamos de 20 kW a menos de 3 kW), pero a la hora de meterle a los edificios…ahí si no pudimos, no encontramos suficiente reducín (pero lo tenemos en plan y eso es lo importante), ni tampoco encontramos una batea donde cupiera el edificio del radar de Gran Piedra, porque la Gran Piedra…eso si es una piedra, y está bien re-alta, que es nuestro radar más alto, y también tiene una historia de atrapar huracanes bien realta.

Anuncios

Acerca de meteoradar

Ingeniero eléctrico, Doctor en Ciencias Técnicas, Profesor Titular, Director del Centro Nacional de Radares del Instituto de Meteorología de Cuba.
Esta entrada fue publicada en Temas sociales y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s