Met Office…y el transporte.

DSC04945En junio del 2008 tuve la oportunidad de visitar Met Office, la sede el servicio meteorológico de Gran Bretaña, junto a 4 de mis colegas-mostros (Roberto, Leonardo, Luisi y yo, el otro, que en este caso es Arturito, es el que tira la foto, para el que no se dio cuenta que en la foto no podíamos estar los 5). Ahi estamos parados en la entrada a la callecita que se llama Fitz-Roy Road, que lleva el nombre del fundador de Met Office, quien casualmente fue el Comandante del HMS Beagle, bergantín a bordo del cual Sir Charles Darwin hizo su periplo por el mundo y concibió su gran obra: “El origen de las especies”, para gran dolor de Fitz-Roy y de otros muchos, pero bueno, divago como siempre, no es de eso de lo que quería hablar…

Bueno, ir a Met Office para los “parameteorólogos” como somos nosotros (sí, a los camilleros les llaman paramédicos ¿no?),  es como para los creyentes ir a la Meca. Y ciertamente, Met Office resultó paradigmático en muchos aspectos.

prohibidofum prohibidopeEn Met Office hay mucho rigor con los asuntos ambientales, entre otras cosas: fumar. Para fumar hay que salir del edificio, e ir a un resguardo estilo parada de omnibus en medio de la nada, a más de 100 metros del edificio. De nosotros 5, solo Leonardo fuma. Un día bastante frío salió a fumar, pero en lugar de usar su badge (eso es como un solapin, pero este sirve para abrir las puertas al entrar o salir), Leonardo, en lugar de usar su badge, cogió “botella” con una señora que salía. Cuando fue a entrar no podía entrar porque su badge decía que el estaba adentro, y …¡”vadye” si se armó tremendo rollo con los custodios! Hubo que dar mil explicaciones, y nosotros (que a Leonardo aquello le entraba por un “oído” y le salía por un “por oír”) jurar y perjurar que él (Leonardo) no lo haría más (no lo de fumar, sino lo de salir “cogiendo botella de badge”). Con respecto a la otra prohibición… mejor no les cuento cuando Arturito se enfermó del estómago por unos refrescos rosados que se tomaba…

DSC09226DSC09233DSC09088DSC09246En fin queridos lectores, esas son pequeñas disgresiones. Hubo cosas que me impresionaron más. Incluso más que el edificio supermoderno, la presencia del logo en todas partes, los murales enormes con las imáges en tiempo real de radares y satélites, los exquisitos decorados interiores, en fin…más que todo, el transporte:

DSC09459Sí, el tema del transporte, eso me impresionó. Cuando nos dijeron que debíamos visitar uno de los radares, yo, ingenuo, le pregunté al ingeniero-jefe si el carro de ellos tenía capacidad para nosotros 5 más algunos de ellos. El ingeniero-jefe me miró sorprendido como mismo me sorprendería doblemente yo si pasara por el Coppelia de Camagüey y hubiera helado de chocolate a las 9 PM, y además no hubiera cola. Condescendiente y flemático, el ingeniero-jefe me explicó: las dependencias del Gobierno de Gran Bretaña NO TIENEN VEHÍCULOS DE USO EXCLUSIVO DE LA DEPENDENCIA (vaya, que no tienen lo que llamamos “carros estatales”), y añadió –solamente los que dan servicio a Su Majestad la Reina.

Por si fuera poco el hombre continuó explicádome–¿te imaginas?, tendríamos que lidiar además de con los radares con las roturas del carro, la gasolina, las baterías, las gomas, las piezas de repuesto del carro…además…¿qué haría el chofer cuando no hay que ir a los radares?, se pondría a inventar y andaría sin control por ahí… y ¿si nos demoramos en el radar?  entonces el chofer se pone impaciente y sería un conflicto. Yo asentía asombrado y le dije, sí, no se me había ocurrido pensar en esas cosas, entonces le pregunté –¿y como vamos a ir al radar?, a lo que entendí queda en un lugar fuera de ruta para el transporte público…Ah, pues nada–me dijo mi anfitrión–tenemos un presupuesto, alquilamos el carro que haga falta en cada momento, y rendimos cuenta de ese presupuesto, claro está. Y efectivamente, al otro día a las 7 AM en punto, vino un chofer de la empresa que renta carros y le entregó al ingeniero-jefe las llaves del van que acababa de traer y dejar en el parqueo…Y SE FUE EN EL TRANSPORTE PÚBLICO…Sí, comprendo que a mis amables lectores-compatriotas se le habrá puesto la carne de gallina igual que me pasó a mi, nada más de pensar en regresarse en transporte público de un lugar alejado como Met Office, que queda en el extremo del pintoresco pueblo de Exeter.

Nada, cosas sorprendentes que tiene el ignoto país de extranjia. Mi organismo (no me refiero a mi cuerpo, si no a la institución, el ministerio), el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, como bien me dijera una vez un alto jefe, es un organismo “maldito” para el transporte (desde el punto de vista inglés sería bendito, es decir que nunca hemos andado ni medio abundantes de transporte), pero hay organismos, de cuyo nombre no me quiero acordar, en los que a sus funcionarios solo les falta moverse en auto de una oficina a la otra dentro de un mismo edificio (supongo que no haya faltado un jefe o un administraidor que haya pensado en un elevador de carros para subir a otra oficina). Mis alumnos de ingeniería eléctrica sueñan con ir a trabajar cuando se graduen para…bueno, ustedes saben para qué organismo…para ver si “caen” a “trabajar con carro”. No hace mucho, una cierta persona, que trabajaba con nosotros, pero que no daba “pie con bola”, se fue para una fabriquilla…me comentaba que le dieron una motorina para ir y venir de su casa, y que tiene “un carro asignado”, y un salario, que duplica el de mi mejor ingeniero…

Sí, ciertamente el tema del transporte es algo que yo no he visto mejorar a lo largo de los años, y creo que mientras tantos funcionarios viajen cada día en “carros estatales” en cumplimiento de sus funciones, y tantos choferes viajen cada día el triple que sus jefes en cumplimiento de sus “opciones” … el transporte público no mejorará. Ni me imagino un Consejo de Dirección “nacional” (eso quiere decir en La Habana) en que los jefes de provincias viajen en transporte público, ni una inspección de “la nacional” en que los inspeccionadores viajen en transporte público. No en balde nuestro querido ex-Director Tomás Gutiérrez tenía algoritmos más complicados para organizar el parque de transporte diario en la sede del Instituto de Meteorología en Casablanca, que para predecir el cambio climático.

Y ¿qué tal si elimináramos de golpe todos los carros estatales? me pregunto yo…na, mejor que no, nos volveríamos ingleses, y tendriamos que andar con los carros “por la izquierda”, y buscarnos una reina…

WWL

DSC06228Por el momento…nosotros seguimos viajando a los radares en nuestro “Balamovil”, conducido por Albio Labala, que no es chofer, sino ingeniero en telecomunicaciones, Master en Ciencias, y jefe de los servicios informáticos del Centro de Radares, y que no se pone impaciente cuando hay que demorarse reparando porque el mismo repara radares, en fin…que no debemos tomar todas las experiencias de los ingleses porque tendriamos que subir a pie al radar del Pico San Juan, y yo realmente prefiero subir en el Katanga que conduce (y repara) Osmany. De paso debo decirles a mis amables lectores que aceptamos donaciones de piezas para el Katanga, el que sepa donde hay…”esa información muy bien la pagaré” como dice el Unicornio, digo Silvio.

DSC06261

f6

DSC06260

Anuncios

Acerca de meteoradar

Ingeniero eléctrico, Doctor en Ciencias Técnicas, Profesor Titular, Director del Centro Nacional de Radares del Instituto de Meteorología de Cuba.
Esta entrada fue publicada en Anécdotas, Temas sociales. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Met Office…y el transporte.

  1. Luis Mompié dijo:

    Bueno, sobre los funcionarios con carros, muy bien que nos vendría que ellos mismos se dieran cuenta de que los carros y el combustible son del gobierno, porque a veces (todos los días) se les olvida y no recogen a nadie (a no se una muchacha bien buenota y con faldita cortica), yo mismo sufro las consecuencias de esto a diario para viajar para mi trabajo, y luego para mi casa…

  2. Albio Labala dijo:

    De esta visita a Met Office hay más anécdotas y muy buenas, vamos aver si Orlando se embulla y cuenta otras. Lo del transporte allá realmente está muy bueno, sobre todo lo frecuente del transporte público y el cumplimiento del horario al más puro estilo Inglés. Hay una anécdota sobre el “full english breakfast” que está para comérsela como el mismo desayuno.
    Ahhh y menos mal que yo aparte de las muchachas bien buenotas y con falditas cortas (muy buena acción por cierto), también recojo a cualquiera, sobre todo cuando llevan de acompañantes a niños (me parte el alma dejarlos botado), y si la faldita corta está con el niñito, ahí si aunque no quepa, bajo a alguien, jajajaja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s