Mi ilustre antecesor

Dice mi estimado amigo Luis Enrique Ramos Guadalupe Larragoiti_25_anossobre el hombre que tuvo a su cargo la compra de los dos primeros radares para el uso de la Meteorología en Cuba: “Este lunes, el calendario marcará un siglo de distancia respecto al 25 de agosto de 1914, fecha en la que nació en la ciudad de Matanzas Luis Adolfo Larragoiti Alonso, un hombre que acumuló méritos suficientes para inscribirlo entre las figuras destacadas en las ciencias técnicas y las ciencias naturales del siglo XX cubano”.

Su infancia y primera juventud transcurrieron en la hermosa Ciudad de los Dos Ríos, junto a sus padres, que le traen a la capital en 1934, una vez terminada su formación media superior en el Instituto de Segunda Enseñanza de Matanzas. En febrero de ese mismo año matricula en la Universidad de La Habana, de donde egresa el 20 de septiembre de 1940, con el título de ingeniero electricista. Su calificación general fue: “sobresaliente”.
Por esa época, sus condiscípulos le endilgaron un apelativo que habría de acompañarlo para siempre: “el Vizcaíno”, aludiendo no solo a su peculiar ceceo, sino a su raíz ancestral, dado que sus abuelos paternos procedían de Vizcaya, España. Con el paso de los años, sólo sus compañeros más allegados se tomaban la licencia de llamarlo de esa forma.
Desechando opciones laborales quizá mejor remuneradas, Larragoiti decide iniciar su carrera en el Observatorio Nacional (1941), como auxiliar de climatología. Enseguida se vincula al área de las radiocomunicaciones. Su primer cometido fue mantener a punto los equipos de telegrafía inalámbrica que enlazaban con las estaciones meteorológicas y los buques en alta mar, así como operar los transmisores de la estación de radio del Observatorio, que salía al aire con los indicativos CLX y CLT.
Al año siguiente, obtuvo una beca para realizar estudios de posgrado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), Estados Unidos de América, lo que le proporcionó un significativo resultado en el segmento más temprano de su carrera: adquirir una maestría en Termodinámica.
A su regreso de Estados Unidos, participó activamente en el proceso de introducción y puesta a punto de la técnica de sondeo atmosférico con radiometeorógrafos (radiosondas), incorporada al servicio meteorológico cubano en 1944. Larragoiti se mantuvo en el Observatorio hasta 1947, cuando fue nombrado profesor de la Academia Naval de la M
En virtud de sus conocimientos, la Marina le incluyó entre un grupo de oficiales que viajó a los Estados Unidos para familiarizarse con el equipamiento electrónico con el que se dotó a tres fragatas y varias unidades menores que habían sido transferidas a Cuba por la armada norteamericana. Entre 1957 y 1958 participa en el programa de seguimiento óptico del primer satélite artificial estadounidense (Vanguard-1, 17/3/1958), observado desde un emplazamiento en Cuba.
A mediados de 1961, José Carlos Millás (1989-1965), quien había sido director del Observatorio Nacional desde 1921, solicita su impostergable jubilación, y Larragoiti es designado por la jefatura de la Marina de Guerra Revolucionaria para reemplazarlo en el cargo. Alcanzó el grado de capitán de corbeta (equivalente a comandante), y ocupó esa responsabilidad sin abandonar la docencia.
Entre sus contribuciones más significativas durante ese período pueden señalarse la reorganización del servicio de pronósticos del tiempo, realizada entre 1961 y 1962, así como
la adquisición e instalación de dos radares, modelo Decca-42, de 300 km de alcance, que constituyeron la base técnica de nuestra primera red de radares destinada al servicio meteorológico nacional, así como el mejoramiento de los equipos de radiofonía del Observatorio Nacional, con unidades Marconi, de tipo single side band y mil kilómetros de alcance. A Larragoiti se debió también la revitalización del Boletín del Observatorio Nacional, cuyas ediciones no se publicaban desde hacía veinte años.
Paralelamente, desde 1964 había comenzado a impartir clases de Meteorología y Climatología en la Escuela de Geografía de la Universidad de La Habana. También por esa época colaboró en la instalación del histórico planetario Carl Zeiss emplazado en la sede del entonces Museo de Ciencias Naturales “Felipe Poey”, en el Capitolio Nacional, La Habana.
En 1965, tras la fundación del Instituto de Meteorología, la presidencia de la Comisión Nacional de la Academia de Ciencias (CNAC) lo designa para dirigir el Grupo de Astronomía, creado en 30 de septiembre de ese año (después elevado al rango de Departamento). El 7 de marzo de 1970, cuando la CNAC funda el nuevo Instituto de Astronomía, Larragoiti es ratific
Su bibliografía activa no fue profusa, pero citamos estos entre sus trabajos:
“Equipo y técnica modernos en meteorología”, Rev. Soc. Cub. de Ing.; vol. XXVII, no. 6, jun. 1935, La Habana.
El método de radiosondas, Imp. de la Marina de Guerra, 1945, La Habana.
“El radar en la detección de precipitaciones”, Bol. Observ. Nac.; epoca V, año I, no 1, 1965, La Habana.
“La meteorología agrícola. Su objetivo y sus técnicas”, Bol. Observ. Nac.; epoca V, año I, no 2, 1965, La Habana.
Luis Larragoiti Alonso se mantuvo vinculado a la docencia activa hasta 1984, cumplidos ya los setenta años de edad. Es imprescindible recordar que pronunció decenas de conferencias y que fue activo divulgador de la ciencia, incluyendo el uso pacífico de la energía nuclear. Fue miembro fundador de la Sociedad Cubana de Historia de la Ciencia y la Tecnología.
Falleció en La Habana el 18 de febrero de 1998, cuando contaba 84 años de vida. A un siglo de su natalicio, dedicamos este recuerdo a quien entregó más de cinco décadas de trabajo al desarrollo de la Meteorología y la Astronomía en nuestro país, compartiendo su esfuerzo y su saber entre el Observatorio Nacional, la Marina de Guerra, la Universidad de La Habana y la Academia de Ciencias de Cuba.
Luis Enrique Ramos Guadalupe
22 de agosto de 2014

Anuncios

Acerca de meteoradar

Ingeniero eléctrico, Doctor en Ciencias Técnicas, Profesor Titular, Director del Centro Nacional de Radares del Instituto de Meteorología de Cuba.
Esta entrada fue publicada en Así fue la historia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s