La posverdad y los radares meteorológicos

La posverdad se ha definido (ver ECURED)  como la mentira emotiva. Este neologismo describe la distorsión deliberada de una realidad, con el fin de crear y modelar la opinión pública e influir en las actitudes sociales en la que los hechos objetivos tienen menos influencia que las apelaciones a las emociones y a las creencias personales. Una de las características de la posverdad es que en ella las emociones juegan un papel importante. Las personas terminan creyendo en aquello que mejor satisface sus emociones básicas, aunque esto riña con hechos probados. De este modo, cuanto más asociada esté una idea con emociones básicas de los seres humanos, más poder de arraigo tiene también. Noam Chomsky nos ha alertado acerca de los riesgos de esa situación. Pero bueno, me desvío, yo de lo que quiero hablar, como siempre es de radares meteorológicos.

La posverdad no solo se emplea con fines políticos. También en las relaciones comerciales se emplea con mucho éxito. Como siempre, voy a llevar el tema al mundillo de los radares meteorológicos. Todos y cada uno de los fabricantes-vendedores de radares meteorológicos se autoproclaman como “los mejores”, sus radares son los más avanzados y sofisticados del mundo, están fabricados con tecnología “de punta”. Ellos promocionan de un modo muy efectivo las buenas cualidades de su radar, y ocultan muy bien lo que no hace el radar. En realidad sí, son radares muy buenos.

Un modo muy efectivo de emplear la posverdad en la venta de radares es propalar la idea de que te venden un radar “llave en mano”, lo cual es cierto solo según se quiera interpretar. Estas palabras te hacen sentir poderoso comprando una herramienta muy cara y que será muy simple de usar, será algo así como el “Meteorólogo Automático”, que hablará y te dirá cuándo y dónde ocurrirá un fenómeno peligroso. Es cierto que ya hoy en día y desde hace muchos años los radares operan de modo automático y se controlan de modo remoto, sin intervención local humana. Sin embargo, el comprador interpreta como que no tiene nada que hacer con respecto a la operación del radar, y este es el engaño principal: el radar es capaz de captar muy disímiles fenómenos, pero para esto hay que OPERAR, es decir modificar los regímenes de trabajo, las estrategias de exploración de la atmósfera y el modo de operación del radar. Un radar moderno es capaz de medir altas velocidades y medir reflectividades hasta distancias largas PERO NO A LA VEZ. Hay muchos otros compromisos técnicos y en cada caso hay que decidir cuál régimen usar para captar cada fenómeno, pero esta amarga realidad se comprende después de comprado el radar “llave en mano”. Para extraer la información meteorológica que potencialmente puede captar un radar se requiere de EXPERTOS de radar.

El otro tema que resulta muy atractivo ofrecer engañosamente es el del Clasificador de Partículas y los Algoritmos de Detección Automática de Fenómenos. Eso existe y funciona, y viene incorporado a cada radar moderno como una opción muy atractiva; pero…se trata de Inteligencia Artificial. Toda inteligencia artificial requiere ENTRENAMIENTO y ADAPTACIÓN. No va a funcionar a menos que la entrenemos a las condiciones locales. Esa matemática fue creada y probada en condiciones climáticas diferentes a las del comprador, por tanto sería milagroso si funcionara bien cuando se instala un radar recién comprado. De esta otra amarga verdad se entera el comprador después que tiene el radar. Nuevamente, para esto también, hacen falta EXPERTOS de radar.

Así pues estimado lector, no se deje engañar por la posverdad, documéntese, prepárese y saque Usted sus propias conclusiones. Comprarse un radar moderno que publicita muy bien estas opciones, puede que lo haga sentirse bien preparado hasta que comience a indicar que hay nieve en países del Caribe, como le sucede a ciertos amigos que ya han pasado por estas experiencias. Esta modernidad, si no va acompañada de un conocimiento sólido, solo lo conduce a la dependencia tecnológica.

El Centro de Radares del Instituto de Meteorología de Cuba ha compartido sus experiencias con personal de Jamaica, Barbados, República Dominicana, Sudáfrica, Venezuela, Honduras, Guatemala, Costa Rica, Nicaragua y Colombia.

Anuncios

Acerca de meteoradar

Ingeniero eléctrico, Doctor en Ciencias Técnicas, Profesor Titular, Director del Centro Nacional de Radares del Instituto de Meteorología de Cuba.
Esta entrada fue publicada en Opiniones, Temas sociales y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La posverdad y los radares meteorológicos

  1. Luis Enrique Bisbé Sifontes dijo:

    Esclarecedora la información del Dr Orlando , como nos tiene acostumbrado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s