Pasión por la Excelencia: Rodrigo Álvarez Cambra

El Dr. Rodrigo Álvarez Cambra, una gloria de Cuba

«Siempre que se hace una historia, se habla de un viejo de un niño o de sí, pero mi historia es dificil, no voy a hablarles de un hombre común, haré la historia de un ser de otro mundo…» Silvio Rodríguez

Esta anécdota no es mía, me la contó Pancho, un compañero de trabajo, una persona común y corriente como yo y como cualquiera de mis amables lectores.

Pancho estaba aquejado de una hernia discal y tenía que viajar frecuente a La Habana. En uno de esos viajes, era tanto el dolor, que se le ocurrió ir al Hospital Frank País, por el cuerpo de guardia. Lo antendió un médico muy amable y le dijo lo que ya sabía: hernia discal. El galeno le propuso que viniera la semana siguiente para hacerle tratamiento u operarlo; pero Pancho le explicó que le era imposible porque el era (todavía sigue siendo) camagüeyano y vivía en Camagüey. El doctor le dijo –bueno, dime cuando puedes venir a ingresar –y Pancho le respondió –ahora mismo. Y para luego es tarde, ingresó de inmediato. Pancho no iba de parte de nadie, no era «socio» de nadie, no conocía a nadie, lo único que sí tenía era un tremendo dolor en la espalda.

Una vez ingresado el médico que lo atendió en el cuerpo de guardia le ofreció operarlo o someterse a un tratamiento especial innovativo con el que estaban experimentando. Pancho escogió lo segundo. Estuvo varios meses ingresado. Eso ocurrió a principios de los 90, en lo más duro del periodo especial. La alimentación — según me contó Pancho era excelente. Al segundo día se presentó una persona que se interesó por conocer todos los detalles sobre Pancho y cómo lo estaban tratando. Este hombre le dijo –mira, el Dr. Álvarez Cambra está ahora en una clínica en los países árabes donde atiende a personasjes muy importantes, con el dinero que se recauda se ayuda al sostenimiento del hospital y el resto se le da al país. Mientras él está operando por allá, yo soy las manos y los ojos de Álvarez Cambra aquí. A la más mínima queja, me llamas (y le dio el modo de localizarlo de inmediato), sea a la hora que sea y sea el asunto que sea.

La sorpresa no termina ahí. Un tiempo después, el propio Álvarez Cambra pasó a verlo y a interesarse por todo lo relacionado con Pancho, un hombre común y corriente, uno más de las personas que viven y trabajan en este país. Ni deportista de alto rendimiento, ni de bajo rendimiento, ni siquiera jugador de damas chinas, ni personalidad descollante, ni jeque árabe, solo un cubano más, como tú y como yo, amable lector. Ese es el Dr. Rodrigo Álvarez Cambra.

«…de un animal de galaxia, es una historia que tiene que ver con el curso de la Vía Láctea…» Silvio Rodríguez

Acerca de meteoradar

Ingeniero eléctrico, Doctor en Ciencias Técnicas, Profesor Titular, Director del Centro Nacional de Radares del Instituto de Meteorología de Cuba.
Esta entrada fue publicada en Anécdotas, Cosas de Grandes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s