Radares Meteorológicos ¿Cubanos? ¿100 %?

Montaje del prototipo de Radar Meteorológico Cubano (RD-200SX)

Algunas personas nos preguntan si el Radar Meteorológico Cubano es realmente “cubano”. Otros nos preguntan si “fusilamos” algún radar extranjero para hacer el nuestro. No falta quien asume que hicimos un proceso de ingeniería inversa para obtener el know-how de cómo fabricar un radar meteorológico. Muchos entienden que si tenemos que comprar los componentes en el extranjero entonces el radar no es 100 % cubano ¿Qué hay de cierto en esto?

Para responder a la interrogante del título tiremos inicialmente un vistazo a los tres fabricantes que más radares meteorológicos venden en el mundo.

Los fabricantes

DOE X-band Radar | National Wind Institute | TTU
Montaje de un radar EEC

Comencemos por Enterprise Electronic Corporation. (http://www.eecradar.com), es una empresa radicada en Enterprise, Alabama, EE.UU. desde 1971, cuando algunos ingenieros de SPERRY RAND decidieron fundar su propia compañía. Producen todo tipo de sistemas de radar de Bandas S, C y X. Marcaron hitos como: el desarrollo comercial del DVIP, el radar WSR-74 (en dos variantes, Banda C y S) para sustituir en 1974 algunos WSR-57 que habían colapsado en la red de radares de los EE.UU. También fabricaron el primer radar Doppler comercial y el primer radar Doppler y polarimétrico comercial. Están expandidos en más de 90 países. EEC ha transitado por estar subordinados a diferentes consorcios (TECH-SYM CORP., INTEGRATED DEFENSE TECHNOLOGY INC., THE REPUBLIC GROUP, WSI CORP., THE WEATHER CHANNEL COMPANIES) hasta finalmente ser asimilados, no hace mucho,  por un conglomerado de empresas australianas lideradas por ENVIRONMENTAL SYSTEMS & SERVICES PTY Ltd. (http://www.esands.com/news/20120704_EEC.html) ¿Son “norteamericanos” sus radares?

X-band Mobile Weather Radar - AMOF
Radar móvil de SELEX

Continuemos con SELEX Electronic Systems GmbH. (http://www.gematronik.com) surgió inicialmente bajo el nombre Gematronik, radicada desde 1961 en Neuss, Alemania, inicialmente para dar servicio técnico a otros radares, luego comenzó a fabricar el radar METEOR 360 que se convirtió en un estándar exitoso en Europa. Actualmente se dedican a producir sistemas de radar en todas las modalidades y bandas (S, C, X), también se han ampliado hacia la integración de sistemas meteorológicos completos. Están expandidos a más de 60 países. Han transitado desde el 2005 por estar subordinados a diversos consorcios (ALENIA-MARCONI SYSTEMS, SELEX SISTEMI INTEGRATI S.P.A.). Ahora son parte del Grupo SELEX-ES perteneciente al gran consorcio italiano de defensa LEONARDO (antes FINMECCANICA) ¿Son “alemanes” estos radares?

Kjell Forsén on Twitter: "From the leader in weather radars… "
Montaje de un radar Vaisala

Por último, en esta muy reducida muestra mencionaremos a Vaisala Oys (www.vaisala.com) radicada en Helsinki, Finlandia. El nombre de la firma proviene de Vilho Väisälä, notable matemático, físico y meteorólogo, fundador de la compañía. La misma se inició en 1936 en el desarrollo del sondeo por radio de la atmósfera superior y luego se fue ampliando a otros tipos de instrumentos. Para poder producir radares, Vaisala compró en el 2005 las acciones de la compañía SIGMET CORP., incorporándose de este modo a la producción de radares. SIGMET (ahora totalmente asimilada por Vaisala) fue una compañía de EE.UU. radicada en Westford, Massachusetts, fundada en 1980 por el Profesor Richard Passarelli y dos colaboradores del MIT, que se dedicó a la producción de procesadores de señales y software de procesamiento de datos (elementos definitorios para poder fabricar un radar). SIGMET había ganado el contrato para dotar a los 159 WSR-88D de EE.UU. con el procesador de señales RVP-8 y el controlador de radar RCP-8. Actualmente Vaisala produce radares solamente de banda C, Doppler y polarimétricos. Actualmente Vaisala es un consorcio internacional. Aún su producción de radares es incipiente; pero su mercadeo es potente y ya se han colocado entre los 3 grandes vendedores ¿Son “finlandeses” estos radares?

Claramente, la fuente del capital financiero que sostiene la producción de una fábrica no es precisamente la que decide la “nacionalidad” de un radar.

Las partes, piezas y módulos que los componen

En la fábrica de radares de SELEX, en Alemania

Mis ingenieros y yo hemos tenido oportunidad de visitar numerosos radares por el mundo (Estados Unidos, Canadá, Italia, Alemania, Rusia, Gran Bretaña, Colombia, Venezuela, Nicaragua, Honduras, Guatemala, Barbados, Jamaica). Hemos podido ver de muy cerca radares de varios modelos, épocas y fabricantes, entre ellos los producidos por EEC, SELEX y Vaisala. Los componentes electrónicos que los forman provienen, al igual que los de cualquier otro equipo electrónico moderno, de muy diferentes países, especialmente de los de Asia Oriental, donde están las grandes manufacturas de componentes electrónicos. Incluso módulos enteros provienen de otros países que no son aquellos donde está enclavada la fábrica. Así que tampoco los componentes son los que deciden la “nacionalidad” de un radar. Los grandes fabricantes son más bien ensambladores y no productores de todo lo que compone el radar. No hay de qué asombrarse, esta es una característica de la industria moderna en cualquier campo. La especialización es una realidad irreversible que permite perfeccionar la producción y abaratar los costos y por tanto, los precios. Las grandes fábricas subcontratan la fabricación de numerosos partes componentes del radar, incluso de módulos mayores.

Para que el lector pueda sacar sus propias conclusiones les adjunto otros datos. Ahora les comentaré el tema de la pertenencia nacional de los radares desde el punto de vista del que los compró y los explota.

Los dueños

Los servicios meteorológicos de algunos países encargan la fabricación de sus radares meteorológicos a una empresa del propio país. Por ejemplo, la red de 159 radares del servicio meteorológico de los EE.UU. (NWS) está compuesta en su totalidad por radares WSR-88D que fueron fabricados por Unisys Corp. perteneciente al consorcio Lockheed Martin, el más grande contratista del complejo militar estadounidense, por encargo estatal. La EEC (en ese momento ya el mayor fabricante de radares meteorológicos del mundo), ni siquiera participó en la licitación. Otro ejemplo es la red de radares del Servicio Meteorológico de Finlandia, que está formada por 13 radares fabricados por Vaisala, por encargo estatal del Instituto Meteorológico Finlandés (FMI).

File:NEXRAD NETWORK.jpg - Wikimedia Commons
Red de radares del servicio meteorológico estadounidense

Los servicios meteorológicos de algunos otros países, aun teniendo fabricantes en su territorio, hacen licitación abierta para la adquisición de sus radares, y compran al mejor oferente. Un ejemplo es la red de 23 radares del Servicio Meteorológico Alemán (DWS), que está formada por 16 radares fabricados por EEC y solo 7 radares que fueron fabricados por SELEX, la fábrica radicada en Alemania.

Los países que no poseen una fábrica de radares radicada en su territorio tienen que comprarlos a algún fabricante extranjero. Un ejemplo es la red de radares meteorológicos de Tailandia (la de mayor densidad de radares por área de superficie). Esta red está compuesta por 23 radares, 21 fueron fabricados por EEC y 2 por SELEX.

Met Office on Twitter: "Earlier this year we completed the renewal of our UK  weather #radar network. New technology gives us more accurate information  about heavy rainfall, especially high-impact weather  https://t.co/6BsILyyw2n @YoEgovuk #
Red de radares de Gran Bretaña

Un caso muy especial es la red de radares del Reino Unido de Gran Bretaña, que está está formada por 15 radares, todos fabricados en el Reino Unido, con la característica que fueron diseñados y construidos por el propio personal del Servicio Meteorológico Británico (Met Office), y no encargados a ninguna fábrica.

Entonces…¿Qué realmente define la “autoría” de un radar?

En nuestra opinión hay dos elementos claves: 1) saber hacer el diseño de los circuitos que componen todas y cada una de las partes del radar y la interconexión entre ellas para que funcionen con las características deseadas y 2) saber hacer el software que permite el funcionamiento de todas las partes, la adquisición y el procesamiento de la información. Un reducido grupo (menos de 10) de empresas o instituciones en el mundo disponen de este know-how. Orgullosamente, el Centro de Radares del Instituto de Meteorología está entre los que disponen de todo el know-how. Un grupo, un poco más amplio; pero aún así reducido, es capaz de adquirir partes (transmisor, receptor, antena) y comprando algún software pueden ensamblar el radar y hacerlo funcionar; pero con muchas limitaciones porque tienen que adaptarse a las funcionalidades compradas y a las limitaciones de un software que no está hecho a la medida, siempre algo le sobra, algo le falta para obtener las características deseadas. Parece simple, pero este know-how es lo que encarece el precio total de un radar en 3-5 veces, con respecto al costo de las partes.

En el proceso de creación del prototipo de Radar Meteorológico Cubano

Diseño del Radar Meteorológico ¿Cubano?

Ciertamente, nos vemos obligados a comprar todos los componentes electrónicos que conforman el radar. En Cuba no hay una industria de fabricación de componentes electrónicos. Tampoco la hay en numerosos países, y aunque la hubiera, es muy difícil competir con los precios de las manufacturas del sudeste asiático. Ni siquiera los gabinetes y armarios se producen en Cuba. Intentar fabricarlos solamente trae aparejados, una demora y un encarecimiento de estos.

Fabricación del radar RD-100S de Casa Blanca

Para compensar el hecho de tener que comprar componentes en el extranjero, el diseño de todas las partes es 100 % cubano. Esto evita comprar módulos hechos, que siempre resultan mucho más caros que si se compran los componentes y se arma el módulo según diseño propio. Mientras mayor es el módulo, mayor % de know-how tiene en su precio y mayor la probabilidad de dependencia del que lo fabricó para repararlo. Para ganar tiempo, a veces hemos tenido que comprar módulos integrados, pero luego desarrollamos ese módulo a partir de componentes más simples y baratos, con know-how propio, por tanto, sostenible. Las cosas que compramos nadie las produce en Cuba. Pensar que la industria cubana podría producir alguna de ellas es una ilusión, tendrían que desarrollarla (y esto tomaría tiempo) e igual tendrían que comprar los componentes en el extranjero, al final, lo ya dicho: más tiempo y mayor costo.

Montaje de los armarios para el radar RD-100S en Casa Blanca

El diseño cubano es muy flexible, ha sido pensado para lidiar con los obstáculos del bloqueo. Cada componente que se compra, tiene 3-4 posibles sustitutos en el mercado, proveniente de diferentes fabricantes, diferentes suministradores, los circuitos están preparados para asimilar otros componentes-sustitutos sin grandes cambios. A diferencia del diseño de los grandes fabricantes, el diseño cubano tiene otra cualidad: se ha buscado reducir al máximo la demanda de potencia, de modo que conseguimos un radar que demanda menos de 2 kW, frente a los 20-30 kW que demanda un radar extranjero.

Puesta a punto en el radar de La Bajada

De igual forma el software es 100 % cubano. Se adapta a la electrónica justo a la medida, y permite cambiar el diseño electrónico sin cambios en el software. El control del radar se ejecuta por medio de un software tipo SCADA; pero totalmente propietario, adaptado a las necesidades de control del radar. Ha evolucionado con el tiempo y ha acomodado ya 6 generaciones diferentes de la automática.

Financiamiento ¿Cubano?

Pues sí, todo el desarrollo ha estado financiado por el Estado Cubano, otorgado al Instituto de Meteorología a través del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente. Pudiera pensarse ¿y de dónde saca el Estado Cubano este financiamiento? ¿algún arca secreta? Pues no, el financiamiento del Radar Meteorológico Cubano sale de los ingresos del turismo (estatal y privado), de la artesanía que se vende a los turistas, de los espectáculos culturales que se ofrecen al visitante, pero también del tabaco, del azúcar, del ron, de la camaronicultura, de la pesca, de los productos agrícolas que se ofertan al turismo, de los servicios médicos que se ofertan en el extranjero, de los medicamentos que produce la biotecnología cubana, de los numerosos productos que ofrece la Ciencia cubana, de los aportes de los artistas y deportistas contratados en el extranjero, de los profesores que imparten docencia fuera de Cuba…la lista es larga. Yo podría resumirlo: el Radar Meteorológico CUBANÍSIMO tiene sus raíces en el aporte de cada compatriota que trabaja y aporta al desarrollo del país. La misión del Centro de Radares ha sido convertir el sudor de cada compatriota en un complejo amasijo de hierro, silicio y bytes que ofrece a los meteorólogos una herramienta imprescindible para hacer avisos cada vez más acertados sobre los temibles huracanes y otros fenómenos..

Imágenes captadas por el radar RD-200SX al paso del huracán Irma

Acerca de meteoradar

Ingeniero eléctrico, Doctor en Ciencias Técnicas, Profesor Titular, Director del Centro Nacional de Radares del Instituto de Meteorología de Cuba.
Esta entrada fue publicada en Opiniones. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Radares Meteorológicos ¿Cubanos? ¿100 %?

  1. Pingback: Radares: controlar el cielo desde tierra | La mariposa cubana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s